domingo, 1 de julio de 2012

Que tipo de fiesta quieres hacer con tu persona?

 "...La clave de esta fiesta que es la vida es estar atento, no dejar pasar el momento. Siempre escucha la música, unas veces será alegre y otras más lenta…incluso triste en más de una ocasión. Pero siempre habrá una melodía sonando. Practica, solo se baila bien si tus pies se mueven con el ritmo adecuado..."
 La Vida es una Fiesta!
 “La vida es una fiesta” este es mi sencillo parecer, explico: en las fiestas por lo regular la pasamos bien, disfrutamos, y otras tantas no tanto; a veces nos quedamos sin comida, ¡otras comemos demás! En algunas fiestas no paramos de bailar, en otras no salimos de un rincón, ciertas fiestas nos dan la oportunidad de conocer personas encantadoras y en otras nos preguntamos… ¿de dónde salió esta gente? En la mayoría de las fiestas nos encanta la música que escuchamos y en otras quisiéramos degollar al DJ.
Y resulta que así mismo es la vida, nos topamos con personas fabulosas que nos sirven de modelos, de mentores para nuestro crecimiento ya sea personal o profesional, como también tenemos que verle la cara al más cínico de los cínicos, ese mismo/a que se te vendió como tu amigo/a del alma; si traduces esto a la fiesta, es quien que te invita a bailar (o a quién invitas) y pasas la vergüenza del siglo tratando de compaginar algún pasito, ¡tan sólo uno! Sin tener esa suerte. Así es la vida. De cada uno de nosotros dependerá que tipo de fiesta sea, la súper divertida a la que todos quieren asistir y no desean que termine, donde escucharás al más atrevido de todos exclamar en alta voz “¡ Es a amanecer que vamos!” ; o será aquella fiesta en la que prácticamente todos los invitados presentan una excusa a los pocos minutos de estar en ella para marcharse de ahí. Al compararlo con la vida, pregunto, ¿serás esa persona agradable, empática que todos quieren tratar, la que siempre tiene buenos amigos?, ¿o serás esa persona solitaria, cerrada, mal humorada que apenas comparte con alguien?, ¿Qué tipo de fiesta quieres hacer de tu persona, de tu vida?
No quiero filosofar mucho, al fin y al cabo estamos en una fiesta, ¿verdad? Sin embargo quiero sembrar esa semillita en ustedes acerca de lo importante que es vivir de manera tal que podamos sentirnos bien con nosotros mismos.  Pues cuando estamos bien con nosotros mismo nuestro comportamiento con la sociedad es  mucho más positivo…lo cual crea una cadena, vamos uniendo eslabones…poniendo a todos en la misma sintonía.
En las fiestas suelen ocurrir imprevistos, como acabarse el hielo o dañarse el equipo de sonido, por ejemplo. Cuando el sonido se muere en la fiesta, ese será el momento para inventar juegos, dinámicas…lo que llegue a la mente, y de esta manera hacer que todos los allí presentes se inter-relacionen mucho mejor; en tu vida se pudo acabar una relación o terminar un contrato de trabajo, entre muchas tantas situaciones; es hora de buscar otros horizontes y volver a comenzar, reinventarte. Así, de la misma manera como le buscas la vuelta al tema del sonido en la fiesta, búscasela a esos imprevistos no tan graciosos que te ocurren en la vida y aunque inventarte juegos y dinámicas para la fiesta cuando todos los invitados lo que quieren es bailar no será tarea fácil, siempre servirá para descubrir nuevos talentos ocultos en ti, en base a la actitud con que manejes las situaciones que se te presenten, será el resultado que recibirás a cambio. Te vuelvo a preguntar… ¿Qué tipo de fiesta quieres hacer con tu persona, con tu vida?

Este artículo ha sido escrito por Kenia Javier. Su pasión ha sido siempre el trato directo con el ser humano, trabaja como Capacitadora Comercial impartiendo talleres de Ventas y Atención al Cliente, en su país, República Dominicana, y es estudiante de psicología clínica.

viernes, 29 de junio de 2012

Luz Circundante- Entrevista

 
Qué es la Luz Circundante?
 
Descripción: En Cabalá, Luz Circundante es una fuerza que nos corrige, y nos ilumina desde lejos en el mundo espiritual.  

 
Rav.Laitman: Vivimos en una realidad, donde todos nosotros estamos interconectados, no lo sentimos, no lo percibimos, pero si estamos conectados mutuamente y solamente descubrimos ahora, gradualmente, la realidad en la que estamos interconectados a través de toda clase de tubos, como las células en un solo cuerpo. Es una realidad que se llama el mundo espiritual, la situación espiritual, nuestro estado interno espiritual, dentro de nosotros estamos conectados de esa manera, en cada uno hay una parte que está conectada, que existe en todos y cada uno de los demás, pero no lo vemos; lo que vemos y sentimos, lo llamamos nuestro mundo, es decir que hay un estado interno donde estamos interconectados entre todos nosotros ,que se llama el mundo espiritual y hay un estado externo que vemos, sentimos, percibimos, donde cada uno de nosotros nos sentimos separados uno del otro, eso se llama nuestro mundo, como dos mundos , supuestamente dos esferas. Estos dos planos donde estamos,  están uno frente al otro , el problema está en la diferencia entre ambos planos, porque la diferencia se agranda. Ahora estamos viendo que lo que sentimos como una crisis actual, fue a causa del incremento de nuestro ego, nos dedicamos tanto en la materialidad, que ahora en comparación a ese mundo donde estamos interconectados, estamos en oposición, en choque entre ambos, en inversión y por lo tanto sentimos la diferencia entre esos dos estados como una crisis. Esa crisis es buena, es el reconocimiento del mal, viene a nosotros como un golpe, para que empecemos a aterrizar, para que comencemos a igualar esos dos estados y que sean como uno.
Así, que esa fuerza que nos eleva en el estado corregido, en el buen estado, en el estado espiritual, esa fuerza se llama Luz. Es fuerza no está ahora en nuestra situación, en nuestra condición, pero se refleja un poco esa sensación desde lejos y a eso lo llamamos Luz Circundante, que viene desde lejos, nos ilumina, nos brilla desde lejos, por eso se llama circundante.
Entrevistador: Lo único que no entiendo es dónde está ese estado , el más interno, en el cual estamos interconectados entre nosotros. En relación a nuestro estado actual en el que estamos todos separados y cada uno se siente como una unidad separada de otros, eso lo entiendo, lo siento, es nuestra vida, pero ¿dónde está ese estado donde estamos interconectados?

Rav.Laitman: Está dentro de nosotros.
Entrevistador: ¿Qué quiere decir dentro de nosotros?
Rav.Laitman: Dentro de nosotros, lo puedo ver en nuestra vida, eso se está manifestando ahora.

Entrevistador: No, el hecho que estamos conectados, globalización, todo eso lo entiendo, pero….
Rav: ¿Qué quiere decir entiendo? Y ¿dónde está esa conexión?
Entrevistador: Lo podemos ver, pasa algo en la bolsa de Estados Unidos, entonces mi banco aquí en Israel….
Rav: No, el problema no está en el dinero, es un problema de confianza y de buen trato a los demás, eso se está manifestando más y más.
Entrevistador: Bueno, eso, solamente enfatiza el hecho que todos nosotros reconocemos que estamos separados entre nosotros, digo, sobre lo separado no hay que ampliar, todos (lo) entendemos, pero ¿dónde está ese estado espiritual del que usted habla, entre nosotros?
Rav: Hay una sola naturaleza para el inanimado, vegetativo, animal y hablante, la naturaleza es global, única, cerrada, y ahí todos (los) elementos de la naturaleza, de esa realidad, todos están interconectados entre sí, la naturaleza en sí es única, una y por lo tanto ocurre que si nos olvidamos de eso todo el tiempo, cada uno actúa, hace lo que le plazca, lo que quiera.
Entrevistador: Usted dice que nosotros, de parte de la naturaleza, de parte del sistema en sí estamos interconectados queramos o no, no importa, pero estamos conectados.
Rav: Pero a partir de esa situación tenemos que hacer actos recíprocos, reconocer la conexión, porque si yo hago algo que no está precisamente acorde contigo, y él, y él, y él, no en similitud con la regla general del sistema, entonces estoy coercionando el sistema, presionándolo, entonces el sistema recibe esa desviación, por ende la sumatoria de esas desviaciones, de esos errores, se convierte en un error muy grande en todo ese sistema, ahí está el problema,¿ entiendes? .
Los ingleses perdieron una guerra hace setecientos u ochocientos años aproximadamente porque el caballo donde iba montado el Rey, perdió la herradura de una de sus patas, y el Rey cayó. Es decir nunca puedes saber de donde viene todo, estamos tan interconectados que tenemos que tomar en consideración a todos. Pero ¿cómo puedo tomar en consideración a todos? Yo puedo saber si estoy haciendo bien o no, cuando hago un negocio con determinada persona llámese éste González, Moisés, etc. hago un negocio contigo, tú me traes tomates y yo te doy diez shekel, pero estamos haciendo bien o no, ¿cómo podemos saber? Por eso hay una regla muy sencilla, tiene que haber amor al prójimo, si tratas al prójimo bien como quieres que te traten a ti, con eso ya cumples la conexión entre todos, seguro, 100 % bien, mira que sencillo es.

Entrevistador: entonces usted dice que....

Rav: Todos los participantes en todo el proceso tenemos que aterrizar desde el odio gratuito al sistema interno del amor al prójimo.
Entrevistador: ¿Y esa va a ser la energía que va a correr entre todos los procesos complicados del mundo?
Rav: Entre todos nosotros, entonces se revelará en nosotros la Luz Superior, la vida espiritual, globalización espiritual, por eso toda esta crisis global es realmente nuestra corrección.
por Michael Laitman
Sabiduria de la Cabala

martes, 26 de junio de 2012

Vive una vida Auténtica

"Cuando una persona transmite a Dios, ha experimentado. Entonces Dios no es una teoría a probar o desaprobar, no; entonces Dios es su propia vida, algo que tiene que vivirse."

 
El Camino...
El camino no tiene mapa, el camino no está trazado, el camino no implica que puedas seguir a alguien y encontrarlo. El camino no es como una gran autopista; el camino es como un pájaro que vuela en el firmamento; no deja rastros tras de sí. El pájaro ha volado, pero no quedan rastros; nadie puede seguirlos. Por tanto, el camino es un camino sin sendero. Es un camino, pero es un camino sin sendero. No está hecho de antemano, no está disponible. No puedes simplemente decidir recorrerlo; tendrás que encontrarlo. Y tendrás que encontrarlo a tu manera. El camino de otros no va a servir. El Buda lo ha recorrido, Lao Tzu lo ha recorrido, Jesús lo ha recorrido, pero estos caminos no te van a servir de ayuda porque tú no eres Jesús, no eres Lao Tzu, no eres Lieh Tzu. Tú eres tú, un individuo único. Sólo al caminar, sólo al vivir tu vida encontrarás el camino. Esto es algo de gran valor.
Por eso el taoísmo no es una religión organizada, no puede serlo.   Tú puedes ser taoísta, si vives una vida de forma auténtica, espontánea, si tienes el coraje de ir hacia lo desconocido a tu manera, individualmente, sin apoyarte en otro, sin seguir a nadie, simplemente yendo hacia la noche oscura sin saber si llegarás a algo o si te perderás. Si tienes el valor, el riesgo está allí; es arriesgado, es osado.
El cristianismo, el hinduismo, el mahometismo son grandes autopistas. No necesitas arriesgar nada, tú simplemente sigues a la multitud, vas con la masa. Con el Tao tienes que ir solo, tienes que estar solo. El Tao respeta al individuo, no a la sociedad. El Tao respeta al que es único y no a la multitud. El Tao respeta la libertad y no la conformidad. El Tao no tiene tradición. El Tao es una rebelión, y la mayor rebelión posible.
Por eso llamo al Tao, “el camino sin sendero”. Es un camino pero no como los otros caminos. Tiene en sí una cualidad diferente: la cualidad de la libertad, la cualidad de la anarquía, la cualidad del caos. El Tao dice que si te impones a ti mismo una disciplina serás un esclavo. La disciplina tiene que surgir de tu atención consciente, entonces serás un maestro. Si impones un orden en tu vida, esto será sólo una pretensión. El desorden permanecerá profundamente, en propio fondo de tu ser. El orden estará en la superficie, en el centro habrá desorden. Esto no va a ayudar.
El orden real surge, no de afuera sino de lo más profundo de tu ser. Permite el desorden, no lo reprimas. Enfréntalo, asume el reto del desorden. Al asumir el reto del desorden y vivirlo –vivirlo peligrosamente- surge un orden en tu ser. Este orden sale del caos, no sale de ningún modelo. Esta gestalt es totalmente diferente: nace dentro de ti y es fresca; no es tradicional, es virgen; no es de segunda mano. El Tao no cree en una religión de segunda mano ni en un Dios de segunda mano. Si tomas al Dios de Jesús, te vuelves un cristiano; si tomas al Dios de Krishna, te vuelves un hinduista; si tomas al Dios de Mahoma, te vuelves un mahometano. El Tao dice: sin embargo, mientras no encuentres a tu Dios, no estás en el camino.
Por tanto, todos estos caminos simplemente te distraen del camino real. Al seguir a otros te extravías. Al seguir cualquier modelo de vida te vuelves un esclavo. Al seguir cualquier modelo te aprisionas a ti mismo. Y Dios, o el Tao, o el dharma, o la verdad, es posible sólo para alguien que sea absolutamente libre, incondicionalmente libre.
Por supuesto, la libertad es peligrosa porque no da seguridad, no da certeza. Hay gran seguridad cuando estás siguiendo a una multitud: la multitud te protege. Hay mucha seguridad cuando estás siguiendo una multitud porque, en la misma presencia de tanta gente, sientes que no estás sólo y que no puedes perderte. Debido a esta seguridad estás perdido, debido a esta seguridad nunca buscas, nunca exploras y nunca investigas. Y la verdad no se puede encontrar a menos que hayas investigado, a menos que hayas investigado por tu cuenta. Si tomas verdades prestadas te vuelves erudito; pero ser erudito no implica saber.
El Tao está muy en contra de la erudición. El Tao dice que si eres ignorante, y la ignorancia es tuya, está bien; al menos es tuya y lleva consigo una inocencia. Pero si estás cargado de conocimiento acumulado, escrituras, tradiciones, entonces vives una vida falsa, una pseudovida. Entonces no estás viviendo realmente, sólo tienes la pretensión de que estás viviendo. Haces gestos impotentes, gestos vacíos. Tu vida no tiene la intensidad, la pasión; no puede tener la pasión. La pasión sólo surge cuando vas por tu cuenta, solitario, hacia el vasto firmamento de la existencia.
¿Por qué no puedes moverte tú sólo? Porque no confías en la vida. Tú sigues a los mahometanos, sigues a los hinduistas, sigues a los judíos porque no confías en la vida, confías en las multitudes. Para moverse en solitario uno necesita confiar enormemente en la vida… en los árboles, en los ríos, en el firmamento, en lo eterno de todo esto: uno confía en ello. Tú confías en las concepciones creadas por el ser humano; tú confías en los sistemas creados por el ser humano; tú confías en las ideologías creadas por el ser humano. ¿Cómo pueden ser verdaderas las ideologías creadas por el ser humano?
El ser humano ha creado estas ideologías sólo para ocultar el hecho de que no sabe, para ocultar el hecho de que es ignorante. El ser humano es astuto, ingenioso, y puede crear racionalizaciones, pero estas racionalizaciones son falsas; no puedes avanzar con ellas hacia la verdad. Tendrás que dejarlas. El Tao dice que la ignorancia no es el obstáculo frente a la verdad. La erudición es el obstáculo.
Osho

lunes, 25 de junio de 2012

Los Sentidos no son tan físicos...


La música se ve y el color se oye...

Es curioso como la ignorancia sobre nuestro propio ser nos puede llevar a cometer errores tan garrafales como el de hundirnos en una tristeza que no es nuestra, que ni siquiera existe hoy, en un arrebato emocional destructivo o simplemente en letargos que de pronto irrumpieron en nuestras vidas cuando escuchábamos una melodía grata. Las fórmulas que nos llevaron a ese estado se encuentran en dos áreas fundamentales de expresión creativa energética. La primera de ellas tiene que ver con la sintonización de frecuencias y la otra con el poder del sonido como transmisor de los procesos creativos de un compositor, dependiendo de sus sentimientos en el momento en que escribe su música.  Recordemos que cada acto creativo comprende sentimiento, calificación, visualización y acción, siendo el sentimiento el elemento detonador del proceso.  Y la música es un poderoso trasmisor energético, que no pide permiso para entrar y que, cuando voluntariamente le abrimos la puerta de nuestro campo energético, pudiéramos estar abriéndolo a nuestro peor enemigo en el momento, a causa del encaje de frecuencias que voluntariamente estamos efectuando. Si el músico está componiendo bajo el sentimiento de la melancolía, su melodía será melancólica en su influencia energética y el que la escuche sintonizará con esa frecuencia al abrirse a ella. Para  aquellos que gustan de la música selecta, tome el caso de Mahler y sus últimas composiciones impregnadas de su sentimiento melancólico: excelentes obras, pero cuanto más las escuche más sentirá que lo invade esa misma sensación; el día ha cambiado, el paisaje tiene otra atmósfera, en fin. Por el contrario, si irrumpe en su equipo de música un "Concierto Revolucionario" de Chopin, y usted está a punto de salir a su trabajo, sentirá al héroe que bulle en sí, dispuesto a enfrentar ese día con el valor de un ejército. Recordemos que en esos momentos Chopin vivía en Francia mientras Polonia se encontraba en conflicto. A través de ese concierto él imprimía en su melodía sus sentimientos de heroísmo y valentía por su Polonia herida a la que no podía defender desde ese país que lo cobijaba. Un caso digno de mención por sus efectos extraordinarios, comprobados por médicos a quienes les correspondió ser testigos de estas experiencias, es el de Tchaikowsky y su obra póstuma, la SextaSinfonía inconclusa "Patética",compuesta cuando padecía de una aguda depresión autodestructiva que lo llevó a un deterioro físico, provocándole la muerte sin que la ciencia médica pudiera siquiera determinar qué lo había ocasionado. Se ha descubierto que quienes tienen propensión al suicidio gustan especialmente de esta obra,y que quienes la escuchan asiduamente pueden desarrollar estos instintos autodestructivos, llegando incluso a atentar contra su vida, o sufrir enfermedades graves de origen desconocido, que sólo desaparecen cuando dejan para siempre de escuchar ese tema.Generalmente somos nosotros mismos quienes escogemos qué música queremos oír y este acto está relacionado con nuestros propios sentimientos que sintonizan con las frecuencias existentes en ese campo melódico, creadas por músicos cuya identificación emocional calza en el rango en que semovilizan las nuestras. Aquí aparece el primer factor de error de sintonización que hará que no podamos salir del estado de bajas frecuencias en que nos encontramos porque siempre tendemos a conectar circuitos según nuestro rango vibratorio. Como ejemplo podemos citar el caso en que una desilusión amorosa nos lleva de inmediato a refugiarnos en un Adagio de Albinoni si nos gusta la música selecta o en un tango "llorado" si nuestras preferencias van por  ese lado. Por el contrario, un estado de alegría, entusiasmo, nos llevará a sintonizar con melodías que posean esa misma calidad desentimiento creativo, tanto en ritmo como en inspiración melódica. Cuando aceptamos lo que queremos que entre en nuestra esfera sensorial, mediante el poder de la atención, será lo que nos influirá energéticamente en nuestros propios circuitos emocionales y de ahí a la acción creativa calificada o descalificada según sea el tipo deinspiración musical que nos influirá.
 
SOMOS SERES MUSICALES

Nuestro plexo solar vibra como un diapasón según la melodía que nuestros sentidos perciben,ya sean ajenas o nuestras. Los sonidos son claves en nuestra existencia, aunque no siempre se esté consciente de ello. Tomemos ejemplos al azar: usted está calmado, tranquilo, en un ambiente grato; su voz es suave, armónica, agradable como la situación que está viviendo, o más bien como usted ha sido estimulado a reaccionar. Su voz ha resonado a nivel del corazón.Horas más tarde, usted se encuentra en su sala de clases. Supongamos que es profesor. Hace calor. Usted está de cuello y corbata. Ha tenido un día pesado, con corrección de pruebas de fin de semestre, y sus alumnos están tan indisciplinados que por la misma bulla que emiten usted no puede hacerse oír... La tensión aumenta y con ella el sonido de su voz va subiendo de tono hasta desembocar, violentamente, en un verdadero "chillido" que suena fonéticamente parecido a "por qué no se callan chiquiiillos de ...ríiia".Luego de eso, naturalmente viene el silencio. Su ser musical desafinó. Usted emitió un sonido a la altura de su cerebro, con una frecuencia disonante, aguda, provocando una respuesta en el diapasón de los afectados. Y en usted, un terrible dolor de cabeza. ¿Se da cuenta de la diferencia? Pues bien, he ahí un ejemplo simple de cómo manejamos el sonido y cómo nos autoafectamos en nuestro propio vehículo físico, sin haber sido agredido por un estímulo sonoro externo. El interno es clave: construye o destruye. El externo ayuda a construír o destruír. Se puede ser responsable consigo mismo al manejar nuestros propios sonidos hacia una armonización, pero no podemos escapar del asedio sonoro externo, sobre todo cuando nos toca emocionalmente, al conectarnos con las distintas frecuencias emitidas por las composiciones musicales, cualesquiera sean sus estilos y series tonales. Entonces, conviene sintonizar con los espacios morfogenerativos de la pineal para VER cómo los diferentes sonidos musicales nos influyen en nuestro patrón vibratorio, mediante la aparición de energías de colores moviéndose de acuerdo a la frecuencia emitida y con relación a nuestro estado de recepción en ese momento. Se sabe por las experiencias vividas, que un 80% de los receptores perciben las emisiones tal como fueron creadas por los sentimientos del músico en esos momentos, y sólo un 20% los recibe diferentes, considerando un estado especial intenso que desviaría los impulsos originales. Aunque a usted le resulte a priori difícil de creer, la música se puede ver y el color se puede oír. Esta facultad corresponde a una potenciación de la capacidad sensorial, en la que juega un papel trascendental la interacción hemisférica cerebral, junto a la activación interna del centro pineal. Hace más de 40 años, en EE.UU., un resultado médico casual a raíz de una operación al cerebro, sentó las bases que permitieron afirmar que la interacción de estos dos hemisferios puede detonar capacidades desconocidas del cerebro humano. Este insólito evento se produjo luego de la extirpación de un tumor. Al restablecer las conexiones neuronales sin la precisión que tiene hoy la microcirugía, se comprobó con sorpresa, que el paciente, al volver en sí, veía los sonidos musicales y oía los colores como si fuera la cosa más natural del mundo . Para nosotros la música se oye y el color se ve. Cabe preguntarse, ¿qué es lo normal?

  LA SINESTESIA

La sinestesia es la reacción de dos o más sentidos ante un solo estímulo. Por ejemplo: Una persona contempla una pintura viendo sus colores y formas y al mismo tiempo que siente los aromas de los colores, también los escucha. Los sentidos no son tan físicos como creemos. Pertenecen a nuestro ser-energía. Si no, pregúntese usted, ¿a dónde se fue el sentido de la audición del ser dormido que ronca y no se escucha,mientras lo hace el que está despierto a su lado? Nuestros sentidos, operando en un mayor voltaje de nuestro equipo, podrían funcionar simultáneamente si las condiciones creativas de vida lo permitieran...

 Fresia Castro ( breve extracto del libro El cielo está abierto”-Activación Glándula Pineal)






jueves, 21 de junio de 2012

ABIERTOS AL AMOR

"El tiempo no transforma al hombre. El poder de la voluntad no transforma al hombre. Lo transforma el amor". Henry Drummond.
 
Todo lo hace el AMOR
En los momentos en que todo es inútil, aún podemos amar - sin esperar recompensas, ni cambios, ni agradecimientos.
Si conseguimos actuar de esta manera, la energía del amor empieza a transformar el universo que nos rodea. Cuando esta energía aparece, siempre consigue realizar su trabajo.
El amor transforma, el amor cura. Pero a veces el amor construye trampas mortales, y termina destruyendo a la persona que decidió entregarse por completo. ¿Qué sentimiento complejo es éste que - en el fondo - es la única razón para continuar vivos, luchando, procurando mejorar?
Sería una irresponsabilidad intentar definirlo; porque, como todo el resto de los seres humanos, yo solamente consigo sentirlo. Se escriben miles de libros, se estrenan obras teatrales, se producen films, se crean poesías, se tallan esculturas en madera o mármol, pero, a pesar de ello, todo lo que el artista puede transmitir es la idea de un sentimiento, pero no el sentimiento  en sí mismo. No obstante, aprendí que este sentimiento está presente en las pequeñas cosas y se manifiesta en la más insignificante de las actitudes que tomamos; por lo tanto, es necesario tener el amor siempre en mente cuando actuamos o dejamos de actuar.
Coger el teléfono y decir la palabra de cariño que postergamos. Abrir la puerta y dejar entrar a quien necesita nuestra ayuda. Aceptar un empleo. Abandonar un empleo.
Tomar la decisión que estábamos dejando para después. Pedir perdón por un error que cometimos y que no nos deja en Paz. Exigir un derecho que tenemos. Abrir una cuenta en el florista, que es más importante que la del joyero. Poner la música bien alta cuando la persona amada esté lejos, pero bajar su volumen cuando se halla cerca.

Saber decir "sí" y "no", porque el amor lidia con todas Las energías del hombre. No seguir ninguna receta, ni siquiera Las contenidas en este párrafo; porque el amor requiere
creatividad.

Y cuando nada de eso sea posible, cuando lo que resta es apenas soledad, entonces acordarse de una historia que un lector me envió una vez:
"Una Rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus pétalos.
La flor, sin embargo, continuaba soñando. Durante sus largas noches imaginaba un cielo donde volaban  muchas abejas que venían a besarla cariñosamente. Así conseguía resistir hasta el día siguiente, cuando volvía abrirse con la luz del Sol. Cierta noche, conociendo la soledad de la Rosa, la luna preguntó: - ¿Tú no estás cansada de esperar? - Quizás. Pero tengo que seguir luchando.-¿Por qué? - Porque si no me abro, me marchitaré."

En los momentos en que la soledad parece destruír toda la belleza, la única manera de resistir es continuar abiertos.

Paulo Coelho.

domingo, 17 de junio de 2012

Meditación y Salud

La potencialidad del ser

Existe en cada uno de nosotros una gama variada de dones que en general no asumimos y quedan latentes sin desarrollarse plenamente.

Son como semillas que no florecen ni fructifican. Y constituyen netamente la herramienta básica de todo lo que contribuye al despliegue evolutivo de nuestro ser en el contexto de la especie humana, en un planeta primordialmente acuático y  en un universo inequívocamente solar.

Al mismo tiempo, está comprobado que un amplio repertorio de afecciones, trastornos y padecimientos humanos surgen de una incorrecta disposición de nuestras energías, tiempo y oportunidades de realización y plenitud. Esto no depende de doctrinas, esquemas o ideologías específicas a las que debamos ajustarnos a fin de justificar nuestra presencia en el mundo. La posibilidad de existir con intensidad y de asumir nuestros potenciales naturales está al alcance de todos, pero pocos son los que se embarcan en esta travesía reveladora, distraídos por los “ruidos” de la sociedad de consumo, o abrumados por el complejo quehacer cotidiano para “ganarse el pan de cada día”.

La Organización Mundial de la Salud ofrece esta definición, que consideramos materialista e incompleta: “Salud es el logro del máximo nivel de bienestar físico, mental y social y de la capacidad de funcionamiento que permiten los factores sociales en los que viven inmersos el individuo y la colectividad.”

No podemos reducir la vida humana apenas a los aspectos meramente biológicos y sociales de nuestra cultura. En el ser humano, la existencia biológica y psicológica se encuentra dotada de inteligencia, imaginación y ternura: eso es la espiritualidad. La vida humana no consiste en un hecho exclusivamente biológico: es una complejidad bio-psico-espiritual. Vivir humanamente no es apenas lograr mantener una vida biológica estable, reproducirse, y alcanzar cierto grado de bienestar propicio para tales fines. De modo igual o más importante, es realizar al máximo nuestro potencial sagrado.

No somos entidades de carne y hueso que ocasionalmente tienen experiencias espirituales: somos criaturas espirituales que evolucionamos en el seno de experiencias materiales. Pero por su naturaleza intangible y por deformación colectiva, lo “espiritual” se presta a fantasías de todo tipo que poco contribuyen a lo que en verdad han tratado de comunicarnos todos los grandes maestros de la humanidad.

¿De qué se trata? Pues que somos parte de un campo de energía suprema que sólo nos requiere fluír sin restricciones a fin de expresar en nuestro ser el himno de la creación.
  Meditar es un acto liberador donde la mente contempla su trascendencia vital en la realidad espiritual del ser humano, para disfrutar sin límites.

Miguel Grinberg

viernes, 15 de junio de 2012

Entrar en la Totalidad



 En su aspecto positivo, la mente trabaja para sostener un patrón de pensamiento y para verbalizar la creatividad que reside en completar. Cuando esto sucede, no se dejan las cosas para más tarde. El pensamiento iguala una emoción, que iguala la imaginación creativa, que se manifiesta mediante el cuerpo en la acción física en el mundo. Tan pronto como puedas igualar tus pensamientos, sentimientos y acciones físicas, entras en una totalidad más grande, que es el Espíritu. -
John-Roger

miércoles, 13 de junio de 2012

Interconectados!


"Tus acciones reflejan la belleza del amor que habita en tu corazón."


Nuestros cuerpos viven en las alas del cambio. Es así como: en un momento exhalamos átomos de hidrógeno, oxígeno, carbono y nitrógeno que, apenas un instante antes, estaban dentro de nuestra materia sólida y van desapareciendo en el aire, remplazados tan rápidamente e incesantemente como se descomponen.
Es así, como observamos que nuestra piel se renueva una vez al mes; el recubrimiento del estómago cada 5 días; el hígado cada 6 semanas; el esqueleto cada 3 meses; y en un año todas los átomos del cuerpo habrán sido renovados totalmente.
La Mente y el Cuerpo son inseparablemente Uno .
Experimentamos corrientes subjetivas como son las ideas, sentimientos y deseos. Y también, experimentamos la corriente objetiva como es la del cuerpo. En el plano más profundo, se encuentran en una sola fuente creativa. Es a partir, de esta fuente donde debemos vivir. Es donde la mente y el cuerpo son inseparablemente Uno.
A nivel cuántico, todo esta interconectado. Todo es una trama entretejido de energía que danza, de luz. El Todo es uno, y el uno está en el Todo.

La Bioquímica del Cuerpo es producto de la Consciencia
El miedo a la vejez nos hace envejecer más aprisa. En fondo de tu ser, eres tan viejo como crees ser. Es realmente, el grado de consciencia la que logra sorprender el propio proceso de transformación individual y colectivo.
Es así como comprendemos que nuestros pensamientos son producto de la Consciencia, que nos permiten transformar la energía electomagnética en energía química y esta a su vez en energía mecánica que es en última instancia la que le crea movimiento al cuerpo.

La Percepción parece ser automática, pero en Realidad es un fenómeno aprendido .Cuando limpiamos las puertas de la percepción, comenzamos a ver el mundo invisible
La percepción del mundo y de nuestras experiencias del cuerpo está completamente inspirados en nuestros procesos aprendizaje y a la herencia cultural de concebir la realidad. Nuestros niveles de percepción son en si un fenómeno que se crea a partir del aprendizaje.
Si  cambias entonces la percepción, cambias la experiencia de tu cuerpo, de tu mente y del mundo que te rodea. Es en sí, que en nuestro cuerpo es el resultado físico de todas nuestras interpretaciones aprendidas desde que nacimos.
Todos los Seres estamos Íntimamente Conectados a Patrones de inteligencia que gobierna el Cosmos.
Nuestros cuerpos, son parte del cuerpo universal; Nuestras mentes, son parte de la mente universal. Tú y tu ambiente son una misma cosa.
Cuando entramos profundamente en nuestro ser, también entramos en los secretos del cosmos, porque todo el cosmos esta dentro de nosotros, es todo el campo de la energía y de la información que esta dentro de nosotros, si profundizamos mas podríamos escuchar a DIOS. En el nivel más profundo de la existencia, su vecino del lado es usted mismo( Es la idea que DIOS nos compartió cuando nos decía: Ama tu prójimo, como a tí mismo)
Nosotros  no somos una acción humana, nosotros no somos un ser humano, nosotros no somos un pensamiento humano. Todo cuanto ocurra, se hace desde la inteligencia ilimitada del cosmos. Es así como:
la vida es una danza eterna de la consciencia, que se manifiesta. Con un intercambio dinámico de impulsos de inteligencia.

D. Chopra (por Ramiro Valencia Cossio)











lunes, 11 de junio de 2012

Toma y Arroja...

¡Arrójalo!
Un maestro decía: «Ponte en contacto con lo que es»; otro (era Buda): «Ven y mira»; otro: «Conecta, eso es todo»; otro: «En lugar de pensar en lo que es, sé»; otro: «Mira a través de las rendijas de tus pensamientos, más allá de ellos».
No es la creencia lo que cuenta, sino la experiencia que transforma y libera. Las ideas no van a procuramos ni serenidad ni lucidez. A menudo confundimos el dedo que apunta a la luna con la luna misma. Incluso la idea de iluminación o vacío es una idea, una obstrucción, pues, un dique.
La idea puede terminar siendo una trampa, una emboscada, un ladrón de la serenidad. Unas personas llenan su vida de ideas; otras viven la vida. Unos consumen su existencia teorizando, discurriendo filosóficamente, pensando; otros perciben, fluyen y viven. Hay mucho que arrojar y, como sabiamente dijo Jesús, no se puede hacer remiendo a paño viejo.
Estamos saturados de modelos, esquemas, filtros. Esquemas incluso sobre la última realidad o la iluminación, que situamos muy lejos, muy distante; no somos capaces de contemplarla aquí y ahora, porque sólo vemos nuestros esquemas o modelos mentales.

«La verdad está cerca y se la busca lejos».

El logro también es una idea y nos despierta mucha tensión, mucha ansiedad, mucha prisa. Pero nunca se alcanza aquello que tanto se desea. Sólo existe en la imaginación. Por eso uno se defrauda, se desalienta, se desencanta y tiene que seguir ansiando, expectante, persiguiendo. Así no puede haber sosiego ni equilibrio. Incluso si de verdad queremos llegar a conocemos (y el autoconocimiento es necesario para hallar el sosiego), tendremos que eliminar todas las ideas preconcebidas sobre nosotros mismos para comenzar a examinarnos como somos, y no como suponemos que somos o queremos ser o los demás nos dicen que somos.
Es un buen ejercicio: empezar a sacar la basura de nosotros mismos. Que sintamos, a cada momento, que estamos drenando, limpiando, y todo adquiere otro sentido en esta finitud entre dos infinitudes que es la vida. Las dificultades siguen existiendo, los problemas y las personas aviesas también, pero en la mente hay calma y un vacío capaz de absorber sin quebrarse. Tomamos el cosmos como la pantalla que nos soporta y así todo es más soportable. No nos hundimos tan fácilmente, porque somos más elásticos, más porosos.
Toma y arroja. Disfruta y suelta. Sufre y suelta. Vive y suelta. Ama y suelta. Cuando se arroja, todo se renueva. Uno está más ligero para saltar. No hay tantos lastres. Nada pesa tanto ni ocupa tanto espacio como las ideas, los trastos inútiles y polvorientos de la trastienda de la mente.

Ramiro Calle ( El Libro de la Serenidad)

jueves, 7 de junio de 2012

Amar es "estar Presente"

Es imposible amar
si no estás

verdaderamente presente...




Respirando conscientemente

puedes traer tu mente a casa,

con su cuerpo,

y entonces puedes ir

a donde está tu amado,

mirar en sus ojos y decirle:

- Querido, estoy aquí por ti.

Tu presencia es el regalo más precioso

que puedes hacerle a tu amado.

Para mi, amar significa estar ahi

para la persona amada.

Y para mi, estar ahí es una intención,

un deseo, una práctica.

Necesitas para eso respirar conscientemente

y traer la mente a casa,

con tu cuerpo.

...

El don más precioso que podemos ofrecer a los demás

es nuestra presencia.

Cuando la atención abarca a los que amamos,

florecen como las flores.

Thich Nhat Hanh

lunes, 4 de junio de 2012

La Enfermedad, Una experiencia vital



Seguir "Lo Natural"

Para el taoísmo no existe la culpabilidad ni el pecado como conceptos absolutos. Si preguntamos a cualquier persona por algo que ha hecho o hizo mal, siempre encontraremos justificaciones más o menos aceptables, más o menos satisfactorias. Pero siempre hay razones y siempre hay justificación. Entonces, ¿dónde está el pecado? ¿dónde está la culpabilidad? Es fácil entender que esta estigmatización no es más que una cuestión moral. Sin embargo, para el taoísmo, ajeno a esos conceptos de culpabilidad y pecado, todo se transforma en una cuestión personal. No hay culpabilidad, sino que hay una respuesta a cada uno de nuestros actos, hay una reacción a cada una de nuestras acciones. Si nos comportamos inadecuadamente, entonces alguien o algo responderá frente a este comportamiento. Si nuestro vivir se aleja de lo natural y de lo adecuado y sano, entonces el organismo, la vitalidad, la energía que nos habita se resentirá y dejará de fluir en perfecto circuito. Y eso nos traerá la enfermedad, más grave cuanta mayor sea nuestra insistencia y permanencia en lo desnaturalizado.
Mientras que en el judaísmo es necesario un pago, una víctima propiciatoria, una ofrenda y un perdón; en el taoísmo no hay tal: la enfermedad es, como todo, una experiencia vital y llegar a esta experiencia, vivirla, extraer el conocimiento y la sabiduría, y seguir el camino valiéndote de lo aprendido, es lo deseable.
Hay algo evidente, los taoístas no desean la enfermedad, por mucha sabiduría que les pueda deparar, pero no rechazan ninguna posibilidad de aprender, aunque sea mediante el sufrimiento y el malestar.
Pero sigamos investigando: ¿Dónde está esa naturalidad que produce la salud? ¿En qué consiste esa naturalidad? ¿Cómo podemos alcanzar la salud y alejar la enfermedad?
Hay algo que se nos hace evidente, aunque solo sea por haberlo oído en estos últimos tiempos muchos millones de veces: la salud mental es el 99% de la salud total. Por eso, lo primero y esencial para reinstaurar la naturalidad en nuestras vidas es apartar de nosotros las ideas recurrentes, los falsos optimismos y los negros pesimismos. No podemos vivir dándole vueltas a todo cuanto pasa por nuestra cabeza. Por eso, no hay nada mejor que la práctica de la respiración: sin prisa, sin pausa, con constancia y con confianza.
Respirar diaria y atentamente es la forma inigualable de poner las cosas en su sitio, de dar el valor que realmente tiene a cada pensamiento, imagen, emoción o sensación que pasan por nuestras vidas. Alejar nuestra vida de la emoción externa, exagerada, agitadora y conmovedora es la única forma de recuperar al menos el 80% de nuestra libertad. No quiere esto decir que dejemos de sentir, de vivir, de percibir lo que la vida nos brinda, de aceptar que la alegría y la tristeza están presentes en nuestras vidas y forman parte de ellas. Se trata únicamente de dejarlas estar, de no comprometerse con ellas, de no actuar bajo la influencia de estímulos que son infundados, que son aprendidos, que son impostados y repetidos hasta la saciedad, que son manipulados y que muchas veces nos vienen dados por nuestra educación, por nuestras circunstancias personales o por nuestras primeras experiencias vitales.
Ahora bien, nadie dice que sentarse a respirar sea la medicina milagrosa, el bálsamo de Fierabrás que en El Quijote pretendía curar todas las dolencias de su vida de aventuras. Respirar requiere tiempo, requiere –como ya he dicho- constancia y confianza. Los efectos se notan al poco tiempo, al muy poco tiempo, pero eso no quiere decir que a los pocos días poseamos lo que los grandes maestros han tardado años de práctica en conseguir. Hay que repetir y repetir y repetir y aceptar que, pese a nuestro entusiasmo, podemos caer en las garras de esos sentimientos, pensamientos y emociones banales y traidores. Que podemos volver a caer en el barro, en el lodo. Que podemos volver a sufrir indescriptiblemente por tonterías y estupideces: por palabras de otros, por conjeturas nuestras, por prejuicios, por … etc.
Pero seguir, practicar y confiar hacen que recuperemos ese 80% de libertad y desde ahí nos situamos a muy buena distancia de la salud natural.
La medicina ayurveda considera que la enfermedad es un ataque contra la sabiduría, ya que atentamos contra nuestros intereses más elementales y vitales. Por eso, necesitamos recuperar la calma mental y emocional, pero necesitamos también adecuar nuestra dieta, los alimentos que nos hacen bien y que nos hacen mal, no los que necesariamente nos gustan o nos disgustan. Ajustar nuestra dieta, seleccionar nuestros alimentos para que tengan olor, color y sabor, dedicarle un tiempo a esta selección y, sobre todo, al proceso de la comida, hará que nuestras ingestas sean más comedidas, que nuestro disfrute sea mucho mayor, que el aprovechamiento de las virtudes de nuestros alimentos sean multiplicadas hasta el infinito. Pero lo que es más importante, con esta delicadeza, aprenderemos a percibir nuestro cuerpo, a escuchar lo que el cuerpo nos pide, lo que nuestra vida necesita de lo básico para sostenerse, pero haremos de esta necesidad vital el arte de vivir nuestra vida naturalmente.
Finalmente no sería posible alejar la enfermedad y recuperar el equilibrio vital y natural sin la práctica de un ejercicio, de una actividad física, de algo que nos ponga en movimiento. Ciertamente el taichí –con sus suaves movimientos y su atención minimalista-, el chikung –con su precisión orgánica y su fuerza respiratoria-, el yoga –con su atenta distensión y sus estiramientos y técnicas-, la marcha, el paseo, cualquier deporte no competitivo… cualquiera de estas actividades nos pondrá en el sendero de la naturalidad y de la salud. Dice también la medicina ayurveda que los esfuerzos físicos resultantes de estas actividades deben estar siempre a un nivel medio de cansancio, o lo que es lo mismo, no debemos abusar de nuestro cuerpo superando la actividad hasta el agotamiento. El cuidado y la atención siempre nos indicarán que un cincuenta por ciento de esfuerzo es mil veces mejor que el 70%, el 80 % o la extenuación.
Para el taoísmo la palabra mágica, la palabra clave que abre todas las puertas es la palabra SEGUIR. Necesitamos atención y calma para percibir lo que nuestro organismo necesita, para discernir lo que nos dará más calma y más paz, lo que nos alimentará y lo que nos hará estar más físicamente equilibrados.
Es seguir la naturaleza, lo natural, los ritmos con que el cosmos adorna la vida; los ritmos que los años, las estaciones, las semanas y los días proponen a cada criatura y a nosotros entre ellas. De la atención y de la fidelidad a ese seguimiento alcanzaremos la salud y podremos hacer de nuestras vidas un verdadero regalo y ser merecedores de la paz y la felicidad por largo tiempo.
 Publicado por Andrés Guerrero Serrano
( Lecciones del Taoísmo)

Un Abrazo...


"Un abrazo quiere decir: no me amenazas, no tengo
 miedo de estar tan cerca, puedo relajarme, sentirme
 en casa, estoy protegido y alguien me comprende.
Dice la tradición que, cada vez que abrazamos a
alguien con ganas, ganamos un día de vida."

 
Paulo Coelho en 'Aleph'



Deseo abrazos!

Deseo Abrazos que dejen huellas

Abrazos  melosos en momentos amargos
Abrazos serenos que se hagan permanentes
Abrazos que me muestren el  brillo de las estrellas
Abrazos que abran el cielo en épocas de desaliento
Abrazos que me sorprendan asaltando el alma
Abrazos sinceros que pinten un arco iris en mi corazón
Abrazos que dibujen una sonrisa de festejo y satisfacción
Abrazos bendecidos que demuestren amor verdadero

Abrazos  omnipresentes , cálidos y seductores
Abrazos que me empalaguen como la jalea
escuchando melodías al pie de la luna
Deseo todos los abrazos en un coctel de frutas
Batidos con el licor del amor que embriaga la vida…
C.B.

03/06/2012

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails